Sin cassette

Que importante es que los jugadores se saquen el casete a la hora de responder preguntas. Que importante es que se planten delante de las cámaras de televisión y se refieran a estas problemáticas. Que importante es que, alguien con tanta llegada y con tanta popularidad, ponga en boca de todos y todas este tipo de temas. El fútbol sería un lugar mucho mejor si sus protagonistas, sin dejar de lado el juego y sus vertientes, demuestren que también son humanos y que pueden debatir y concientizar sobre estas cosas que le pasan a diario.

Esto se puede trasladar a lo que dijo Ramón Ábila en la mini conferencia que se hacen luego de los partidos.

Boca derrotó a Newell’s 2 a 0 con dos goles de Edwin Cardona –el primero, un golazo- pero el resultado fue para la estadística, casi. Primero, por lo colectivo, el fallecimiento de Maradona días antes del encuentro pegó fuerte en el mundo y en la íntimidad del plantel Xeneize. Segundo, lo personal, el dolor de Wanchope porque sufrió la pérdida de su ídolo y de su sobrino (quien él hace referencia como su hermano), quien se quitó la vida por una depresión que nadie del entorno nuca se percató. Hace un poco mas de un mes, Wanchope le convirtió a Lanús y le dedicó el gol a Gastón con una remera con una foto de él, pero le salió ponerlo en palabras ahora.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo y se calcula que afecta a más de 300 millones de personas. Cada año se suicidan cerca de 800 mil personas.

La pandemia y su cuarentena llevaron a acrecentar este tipo de acontecimientos. Llevándolo para el lado del deporte, entre marzo y abril de este 2020, cuando el Coronavirus se asentaba en la sociedad y hacía parar a todo un planeta, el Sindicato Mundial de Jugadores (Fifpro) realizó un estudio con 1602 jugadores y jugadoras de 16 países diferentes. El resultado arrojó que el 13% de los hombres y el 22% de las mujeres mostraron síntomas de depresión por el parate del deporte.

Imagínense fuera del deporte de la pelota. El número es aún mayor. Por eso lo de Wanchope es importantísimo y deberían replicarlo todos y todas. Es importante porque pone en la mesa un tema que es sumamente sensible; porque invita a soltarse, a otros compañeros a hablar también; porque concientiza y pide que los que están sufriendo esta enfermedad traten de comunicarlo y pidan ayuda, porque les puede salvar la vida.

De paso les dejo una nota de Roberto Parrotino, periodista, que realizó para el Diario Tiempo Argentino sobre esta problemática en los pibes de las inferiores de los clubes argentinos.  

https://www.tiempoar.com.ar/nota/suicidios-juveniles-cuando-no-hay-salida-entre-la-presion-por-llegar-a-primera-y-la-desilusion-por-quedar-libre

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close